En España faltan más de 95.000 enfermeros y al menos 9.000 médicos

«El principal problema que afronta en la actualidad la Sanidad pública es el grave déficit de profesionales sanitarios», hizo hincapié recientemente Marciano Gómez, consejero de Sanidad de la Comunidad Valenciana. No es la primera voz ni será la última en poner el foco en este problema, ya crónico, que afecta a nuestro país. Y es que, aunque muchos vean en los tres días de autobaja la panacea, también puede considerarse un «parche» frente al problema real.

Los datos hablan por sí solos. Según la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), en Europa hay un déficit de 2,3 millones de enfermeras.

En España, el problema es todavía mayor, ya que nuestro país está a la cola de Europa en número de enfermeras.

Así, la ratio media en la UE, según datos de la Organización Mundial de la Salud, Eurostat y la OCDE, se sitúa en 827 enfermeras por cada 100.000 habitantes, frente a las 625 que hay en nuestro país, según datos del Instituto Nacional de Estadística y el Consejo General de Enfermería.

Para equiparnos a la media europea de enfermeras, Jesús Jordán, responsable de Empleo de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO (FSS-CC OO), avanza a este suplemento que «sería necesario contratar a 95.000 teniendo en cuenta el número de enfermeras que hay según el Ministerio de Sanidad y las ratios de enfermeras en Europa».

Navarra, la única que cumple

Andalucía, Comunidad Valenciana, Cataluña y Madrid son las regiones en las que, según este sindicato, sería necesario contratar más enfermeras: 25.000, 14.000, 13.334 y 10.000 profesionales, respectivamente.

Les siguen Galicia, con un déficit de 8.351, Murcia (5.538) y Castilla-La Mancha (4.453).

En Canarias e Islas Baleares, el déficit es de más de 3.000 enfermeras cada una (3.153 y 3.106, respectivamente), seguidas por Castilla y León en donde faltan 2.591.

A continuación, se sitúan Aragón, Principado de Asturias, Extremadura y Cantabria (1.461, 1.317, 1.284 y 953). Por último se encuentran País Vasco y La Rioja, con un déficit de 653 y 600 enfermeras, respectivamente.

En el caso de las ciudades autónomas, en Ceuta el déficit es de 108 enfermeras y en Melilla faltan 41.

En cuanto a Navarra, «es la única que cumple la ratio comparada con Europa», destaca Jordán.

Respecto al déficit de médicos, el responsable de empleo de FSS-CC OO incide en que «nos acercamos a un déficit de 9.000 profesionales según el ‘‘Modelo de Simulación de Médicos Especialistas en España 2021-2035’’ presentado por el propio Ministerio de Sanidad y en que se recoge que las especialidades de Medicina de Familia y Comunitaria (83,6%), Anestesiología y Reanimación (76,3%), Geriatría (75%), Psiquiatría (67,3%), Radiodiagnóstico (63%) sufren en la actualidad el mayor déficit de médicos».

Y lo peor es que «si no cambian las cosas, las necesidades seguirán aumentado y en 13 años faltarán 17.765 especialistas, lo que representa un incremento del 9% con relación a las dotaciones de 2021», añade.

En cuanto a los técnicos en cuidados auxiliares de enfermería (Tcaes), Jordán explica que «sería necesaria la contratación de 46.000 profesionales para el refuerzo suficiente de las plantillas y equiparar las ratios de este colectivo al de enfermería, también con déficit».

Además, sería necesaria la contratación de como mínimo 20.000 celadores más en el Sistema Nacional de Salud (SNS) para alcanzar unas ratios de al menos dos celadores por cada cuatro enfermeras y de dos celadores por cada tres Tcaes, unos profesionales, los celadores a los que el Ministerio de Sanidad sigue sin considerar sanitarios.

Este déficit de profesionales denota, según Jordán, «que hay que invertir más dinero en Sanidad» y que urge una planificación correcta de las necesidades del SNS.

«Ha habido una mala planificación en los últimos años, sobre todo en enfermería. Aunque las comunidades autónomas quieran contratar no hay profesionales y estamos abocados a que esta situación continúe mientras se forman nuevos profesionales», asegura Jordán, que relaciona los tres días de autobaja con la escasez de profesionales, ya que si se liberan de esto tendrán más tiempo, alegan, para atender consultar reales. Pero nosotros tenemos muy claro que lo importante es que a la ciudadanía no se le coarte la posibilidad de asistir a consulta médica. Nuestra prioridad es que el paciente pueda ir al médico».

En este sentido, «entendemos que los tres días podrían servir como medida temporal como ya sucedió con el covid y las bajas, pero lo importante es incrementar plantillas. Es una reivindicación que siempre haremos porque la merma es exagerada y a ello hay que añadir las jubilaciones que se avecinan, y sobre todo garantizar la atención presencial de los pacientes», concluye.

F: LR